Usted está aquí

Investigación y Desarrollo

Cultivar nuevas variedades

Zeraim Gedera cultiva híbridos vegetales con rasgos genéticos especiales de sus líneas parentales seleccionadas. El ciclo vital de una semilla empieza, de hecho, en las manos del productor experto que identifica las características de la planta y las calidades del fruto y la cruza mediante métodos clásicos de cría con otra planta con el fin de mejorar las calidades inherentes de la planta. El productor experto realiza cientos de pruebas para observar el rendimiento de las líneas de plantas promovido de una generación a la siguiente, centrándose en fortalecer y estabilizar las cualidades del fruto y de la planta. Todo ello con el fin fundamental de lograr un objetivo: la producción de semillas  híbridas de calidad. Las semillas híbridas superan a su línea parental con respecto a varias cualidades, como rendimiento de las cosechas, sabor, calidad del fruto, aspecto, tolerancia a diversas condiciones del suelo, resistencia a enfermedades y capacidad para crecer en sus mercados objetivo. El productor experto empieza examinando numerosas plantas para usarlas como líneas parentales de las semillas híbridas y cada temporada reduce el número de poblaciones de plantas mediante la selección y promoción de las mejores de cada población. Por último, el productor obtiene unas plantas que presentan las cualidades deseadas y que se comercializarán como nuevas variedades híbridas entre personas de todo el mundo con distintos gustos, preferencias y condiciones de crecimiento.

El equipo técnico

Una vez que el productor ha decidido qué plantas promover y someter a pruebas, el equipo técnico de I+D implanta el plan del productor y acompaña las plantas durante el proceso de forma atenta y cuidadosa. Dicho proceso se realiza en la granja principal de Zeraim Gedera y en centros de producción específicos. El equipo técnico se encarga de todo el proceso de crecimiento, desde la siembra al plantado, fertilización de plantas, recopilación de datos y recogida de cosechas hasta la producción de semillas. Dichas funciones se suman a la de ayudar a otros los demás departamentos de la cadena de producción en todas las operaciones agrotecnológicas precisas.

 

 

 

 

 

 

Departamento de fitopatología y calidad de la fruta

The La unidad de fitopatología de Zeraim Gedera examina y comprueba la resistencia de las plantas a enfermedades del suelo y patologías de las hojas causadas por hongos, virus, nematodos y otras formas biológicas. Dichos procesos de examen han sido diseñados para detectar el nivel de resistencia y sensibilidad de las plantas a varias causas de enfermedad durante las fases de desarrollo. Los resultados del examen les permiten a los clientes recibir información sobre el vigor de las líneas de plantas sometidas a pruebas.

El laboratorio de calidad de los frutos de Zeraim Gedera forma parte de la red de laboratorios de Syngenta y ayuda a la empresa a definir parámetros y estándares relativos a la calidad del fruto. Dichos parámetros pueden ser contenido en azúcar, contenido en aminoácidos, firmeza, nivel contenido de zumo y muchos otros que juntos le proporcionan conocimiento sobre la calidad del producto al productor experto, ya que estas señales le sirven de guía durante el proceso de cría, y a los gestores de producto que deseen proporcionarles a los agricultores datos específicos sobre las nuevas variedades. 

Unidad de ensayos 

De todas las variedades de plantas recomendadas por los productores al final de la fase de cría, sólo unas pocas son seleccionadas finalmente para convertirse en productos comerciales. Tras la fase de cría y antes de su comercialización, hay una etapa adicional de pruebas y observación. Las variedades de plantas se observan cuidadosamente durante dos o tras ciclos de crecimiento. De esta fase se ocupa el equipo de ensayos de campo (TO).
 
El equipo TO realiza numerosas pruebas en cultivos de origen israelí, como tomate, pimiento y pepino, así como en los originarios de otros países como melón, calabacín, maíz, guisante, zanahoria, rábano, lechuga, col, coliflor y brócoli.
 
Las pruebas se efectúan en distintas condiciones de crecimiento y los resultados cualitativos y cuantitativos se recopilan y evalúan con el fin de optimizar el conocimiento con respecto al rendimiento de las variedades, aprender acerca del potencial de los cultivos y hallar las condiciones y la temporada de plantado favorables. Durante el proceso de pruebas se recopilan numerosos parámetros de campo y el laboratorio de calidad de los frutos evalúa parámetros como el proceso de crecimiento, la resistencia a enfermedades, primera maduración y la calidad de cultivos y frutos después de la cosecha. 
 
Al final del proceso de pruebas y observación, tras valorar numerosas observaciones y consultar a los productores, el equipo TO les recomienda a los gestores de cartera las variedades que consideran más adecuadas para su comercialización. Las semillas seleccionadas deben satisfacer las demandas del mercado, ser innovadoras y mejorar la cartera de productos de la empresa. 

Para obtener más información adentrese nuestro proceso de Producción de semillas.